‘Voy a ser de los mejores, me la creo’: Nicolás Mejía

El tenis colombiano vive un momento en el que solamente un jugador está cerca del top 100: Daniel Galán. 

Detrás de él, el más cercano es Nicolás Mejía, cuya carrera viene al alza después de una gran participación en un doble Challenger en Salinas, Ecuador (llegó a la final y a cuartos), donde tuvo un mismo vergudo: Nicolás Jarry. 

Lo invitamos a leer: (Tampoco se bajan: la posición de Argentina sobre la Copa América

El tenista habló con EL TIEMPO sobre su gran presente, la actualidad del tenis nacional y lo que se viene para él. 

Viene de jugar en abril un doble Challenger en Ecuador y hoy es el segundo mejor colombiano del ranquin ATP. ¿Cómo analiza esas dos semanas?

Me hubiera podido llevar ese título en el primer set en la final de la primera semana, pero no hay que buscarle peros. Fui con el objetivo de pasar las qualis de las dos semanas y terminé haciendo una final y luego fueron cuartos.

(Lea también: Fernando Gaviria: 735 días sin ganar en el Giro de Italia)

Hasta cierto punto, creo que en la segunda semana se vio un poco menos el papel que hice por la final de la semana anterior. Pero tampoco hay que perder la perspectiva, saber que en ningún momento yo había llegado a unos cuartos de final de un Challenger antes de estas dos participaciones en Salinas.

Fue algo bastante importante para mí, no solo para mis puntos y para mi escalafón, aunque la verdad en este momento el ranquin es un desastre. Yo, en este momento, debo estar entre los 200 del mundo.

¿Por qué es un desastre?

Hay muchos jugadores que están arriba, pierden y pierden, pero no bajan nunca. Muchos top 100, no bajan porque como no tienen que defender los puntos, o defienden solo la mitad, para los que estamos abajo, los jóvenes, es el doble de trabajo.

Especialmente los latinoamericanos, que no tenemos la misma cantidad de torneos ni la facilidad. Nos cuesta muchísimo más. No tenemos la cantidad de torneos que cualquier europeo tendría. Es mucho más jodido subir ahorita, mucha gente no tiene la mínima idea y piensa que simplemente uno tiene que jugar y jugar.

Obviamente sí, pero juegas según el ranquin. Gracias a Dios me fue muy bien en Salinas y me permitirá jugar más Challenge, es lo que necesito en este momento.

María Camila Osorio

María Camila Osorio y Nicolás Mejía, tenistas colombianos.

Foto:

COC / CEET

Mientras usted estaba en Salinas, María Camila Osorio tuvo grandes resultados ¿Habló con ella?

Es increíble lo que hizo. Yo soy muy cercano a ella, eso me da mucha confianza y me abre mucho los ojos. Saber que yo también puedo. Yo crecí con ella y estoy seguro que muchos colombianos podemos hacerlo en nuestro tiempo.

Lógicamente ella está mucho más adelante que yo en el ranquin, pero cada uno tiene su proceso y cada uno va a llegar a su top en cualquier momento. Entrenamos desde muy chiquitos, mi entrenador la entrenó a ella, ganamos una medalla mixta en Olímpicos, fuimos a un máster juntos. Somos muy cercanos, me alegro mucho por ella y por sus papás.

Yo sé que cuando uno gana ,la gente quiere hablar con uno. Le mandé un mensaje, Pero tampoco quería robarle mucho tiempo porque sabía que iba a estar con muchas cosas. Más adelante hablé con ella y le dije que me inspiró mucho, que estoy seguro que a mí también me va a ir mejor, me dio mucha motivación.

¿Qué pasa con el tenis colombiano en individuales?

Para tener patrocinios hay que tener resultados muy buenos en los torneos júnior y, lastimosamente, no los han tenido ninguno en Colombia, a excepción de Alejandro Arcila. Él ha sido el único desde María Camila (Osorio) y yo que ha tenido buenos resultados, ahí es cuando se ve quiénes pueden ser.

Creo que falta calidad, que sean mejores los niños que vayan a salir. Sobre eso no se puede decir mucho, y si no son suficientemente buenos, es muy complicado. Hay que tener un poco de suerte, de nivel, y eso no se puede comprar. Uno trabaja para el nivel y trabaja todos los días. Si no, no lo van a conseguir nunca.

(Además: Atención: River Plate tomó una decisión tras el brote de covid-19)

¿Qué significa la Copa Davis para usted?

Ya todo el mundo sabe lo que pasó y que cada quien saque sus conclusiones. Espero que pueda tener una oportunidad como todos los del equipo la han tenido. Porque se llega es con resultados y yo estoy teniendo los resultados.

Para mí, la Copa Davis es lo máximo. Desde niño yo iba a verla. Recuerdo una en el Club Las Américas contra Uruguay. Desde ese momento, cuando fui a ver esa Copa Davis y vi como la gente alentaba, me enamoré de eso. Un día le dije al presidente de entonces de Fedecoltenis que algún día yo iba a ser la raqueta que representará a Colombia. Es un sueño desde que tengo uso de razón.

¿Qué le falta a Nicolás Mejía?

Le falta el físico, mucho tenis por mejorar y muchas experiencias por vivir. Yo voy a ser de los mejores porque tengo un equipo espectacular de trabajo. Soy bueno, me la creo.

Hugo Caro JiménezRedactor de EL TIEMPO
En Twitter: @HugoCaroJ

Más deportes

– Hace 33 años, la Selección de Maturana deslumbraba en Europa

– Copa América en Colombia y su oscuro designio

 Ataque feroz del papá de Gallardo al penalti ‘picado’ de Cardona