Ser campeones no les da inmunidad a los técnicos

Que la de director técnico es una profesión de alto riesgo y la rotación es enorme no es un secreto para nadie, y menos en el fútbol colombiano. En 21 jornadas de la Liga 2021-I, nueve equipos han cambiado de entrenador. Incluso, a uno de ellos (Bélmer Aguilar, del hoy descendido Boyacá Chicó) ni siquiera le dejaron comenzar el torneo.

Pero el tema tiene un fenómeno adicional: ni siquiera salir campeón le garantiza la continuidad a un técnico. El último en unirse a esta lista fue el último que dio una vuelta olímpica: el argentino Juan Cruz Real, del América de Cali. Lo que sorprende, en este caso, es que Real aún podía ser campeón.

(Le puede interesar: Este es el castigo para Yesus Cabrera tras el golpe a Vargas)

Cruz Real se hizo cargo del equipo en julio de 2020 y deja en América un título y la promoción de varios jugadores de las inferiores del conjunto. 

Dirigió 37 partidos de Liga, con un balance de 16 triunfos, 12 empates y 9 derrotas, con 49 goles a favor y 32 en contra.

En la Copa Colombia del año pasado quedó eliminado tras perder con Pasto en cuartos de final en lanzamientos desde el punto penalti, pero ya no está.

No es el primer entrenador en Colombia, ni en el mundo, que se va con un trofeo reciente en su palmarés. Un caso curioso es el del argentino Gustavo Costas, que se fue dos veces de Santa Fe con el título de campeón vigente. La primera, en 2015, después de un título en 2014-II y de alcanzar los cuartos de final en la Copa Libertadores. El golpe que determinó su salida fue no entrar a los ocho: quedó afuera en la última fecha, tras perder con Millonarios.

Gustavo Costas

Gustavo Costas, extécnico de Santa Fe.

Luego del paso de Gerardo Pelusso (que ganó la Copa Suramericana), la posterior salida del uruguayo y el corto paso de Alexis García, Costas volvió. “Es un hombre ganador. Se ganó a la afición. Es querido por su manera de dirigir, por cómo siente el equipo”, dijo el entonces presidente del club, César Pastrana. Y volvió a ganar la Liga y la Copa Suruga Bank. Pero se fue, para no volver, luego de la Libertadores de 2016, por diferencias con Pastrana por el manejo del grupo.

Otro caso fue el de Óscar Héctor Quintabani, bicampeón con Nacional en 2007. Seis meses después del segundo título, el colombo-argentino dejó el cargo: Fluminense lo sacó en octavos de final de la Copa Libertadores y no entró entre los ocho en el primer torneo de 2008.

(Le puede interesar: El sonajero de nombres para reemplazar a Cruz Real)

Carlo Ancelotti

Carlo Ancelotti, entrenador del Everton.

Pero el fenómeno no es solo colombiano. Carlo Ancelotti, hoy técnico de James Rodríguez y de Yerry Mina en el Everton, se sentó en el banco del Real Madrid en el 2013, ganó la Copa del Rey y la Liga de Campeones, se impuso en la Supercopa, pero en el 2015 fue eliminado de la Champions en semifinales, no ganó la Liga y fue reemplazado. 

Uno de los casos más curiosos fue el del italiano Claudio Ranieri, que llevó a la gloria al Leicester City, conjunto al que llegó para evitar el descenso y lo sacó campeón de la Premier League en mayo del 2016. Fue despedido en febrero de 2017, por diferencias con el plantel.

José Mourinho también ha sufrido este problema, que es lo más normal en el fútbol. Hace parte de la presión de técnico. El portugués llegó al Chelsea en el 2013, ganó el título del 2014-2015, pero la siguiente temporada no fue la mejor y en diciembre del 2015 se fue.

Louis Van Gaal reemplazó en 2009 a Jupp Heynckes en el Bayern Múnich. Ganó la Bundesliga y la Copa de Alemania, pero perder la final de la Champions contra el Inter lo sentenció.

Vicente del Bosque, en su tercera etapa en el Real Madrid fue clave, logró dos Ligas de Campeones (2000 y 2002), dos Ligas (2001 y 2003), una Supercopa de España (2001), una Supercopa de Europa (2002) y la Copa Intercontinental del 2002. Pero no era del gusto del entonces nuevo presidente del club, Florentino Pérez, quien nombró a Carlos Queiroz en su reemplazo.

Así es la profesión del técnico de fútbol, un día están en lo más alto, pero solo es que se bajen para no ser más los reyes del equipo, así como le pasó a Cruz Real y como le irá a pasar a muchos más. 

(Le puede interesar: Nairo vuelve a la carretera: este es el nuevo reto)

Deportes