Meluk le cuenta (Clasificados de aquí; revolución de ricos, allá)

Dos opiniones de entrada: en un torneo tan parejo, el que solo aventajó por un punto al segundo y al tercero, el favorito en principio para ganar el título es Nacional, el primer sembrado. También son cabeza de llave Santa Fe, Millonarios y Cali. Y si yo fuera el DT de cualquiera de ellos, cruzaría los dedos para que no me tocara con Junior. Ir a Barranquilla siempre será una ‘vaina jodida’. Incluso, si fuera el DT del Nacional, preferiría jugar contra Tolima (su reciente ‘bestia negra’) que ir a Barranquilla. Además, Nacional tiene una efectividad que asusta y su defensa es seria: su diferencia de gol es de ¡más 22!

(Le puede interesar: Listos los ocho clasificados para las finales de la Liga)

¿Tienen ventaja las siembras? Quizás la única es terminar de local, en un torneo en el que ha sido, como siempre, clave: los locales han ganado el 42,1 % de los juegos. Un dato similar al de la Liga pasada, también sin público (42,4 %), y apenas inferior al del último campeonato con hinchas en las gradas: 46,4 %. En esa diferencia hay que tener muy en cuenta los partidos resueltos por jugadas cerradas de VAR, como el Millos 1 – Nacional 2, por decir un solo ejemplo que hubiera desfigurado la tabla.

En el primer balance, el gran derrotado es el DIM del ‘Bolillo’ Gómez, por la inversión realizada, por la cantidad de refuerzos nuevos empezando por el de su entrenador, la contratación más importante de toda esta Liga.

Al DIM se le embolató la clasificación en las lesiones (¡empezando por la de su goleador, Vuletich!) y luego por un fuerte y masivo brote de covid, lo que para ‘Bolillo’ fue la causa principal de la eliminación.

(Lea además: Caos en Europa: clubes confirman nacimiento de la Superliga)

América de Cali

América frente a Tolima.

Foto:

Dimayor

* * *

La noticia del fútbol mundial es la insurrección de la Superliga de clubes de Europa. Una revuelta de repercusiones gigantes: 12 de los más poderosos clubes dan su grito de independencia de la Uefa y su famosísima Champions League, para crear su propio torneo internacional y quedarse con las ganancias grandes de los derechos de TV. Los clubes, los equipos, los que pagan los multimillonarios contratos de los jugadores, la base de la pirámide gigante que es esta industria multinacional, se sublevan para quedarse con lo ancho del negocio.

El poder de los clubes grandes desafía así al establecimiento, al orden mundial dictado por las federaciones nacionales, las confederaciones continentales y la mismísima Fifa. Basta recordar que, incluso, la Fifa no ha resuelto, por ejemplo, el préstamo de jugadores a las selecciones para la eliminatoria suramericana, en las restricciones por el covid.

Las grandes revoluciones en el fútbol las han protagonizado los clubes, a pesar de las amenazas de desafiliarlos y castigarlos. Así nació, por ejemplo, la Premier League, la liga más rica e importante del planeta. Acá, en Colombia, desde hace un par de años hay ruidos de revuelta para repartir distinto la plata de la TV. Se habló incluso hasta de un cisma y la creación de una nueva Liga y esta superliga de clubes de Europa es, de alguna manera, un impulso para ellos.

Ojo: esta es una revolución de los ricos. No es un asunto menor…

MELUK LE CUENTA…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Lo invitamos a leer otros  contenidos 

Estas son las represalias de Uefa con clubes que jueguen la Superliga

Tragedia para Chicó: de nuevo desciende a la categoría B

Así respondió Fifa al nacimiento de nuevo torneo de clubes europeos