Junior mereció más, pero se quedó corto contra Fluminense

Junior no pudo pasar del empate contra Fluminense, a pesar de que hizo los méritos para conseguir una victoria que necesitaba con urgencia. El resultado final, 1-1, en el estadio Monumental de Guayaquil, complica su continuidad en la Copa Libertadores.

(Lea también: Egan Bernal: motivado, emocionado y aspirante para el Giro de Italia)

Junior tuvo problemas para armar su nómina. Coincidencialmente, los líos tienen que ver con eso, con la creación, con el armado. Sin Teófilo Gutiérrez, lesionado, y sin Luis ‘Cariaco’ González, que ni siquiera viajó a Paraguay, el técnico Amaranto Perea tuvo que buscar soluciones.

Luis Amaranto Perea

Luis Amaranto Perea, técnico del Junior de Barranquilla.

La solución que encontró Perea fue mantener el mismo esquema y poner a Edwuin Cetré a jugar de ‘Cariaco’, detrás de Miguel Ángel Borja y sacar a los laterales al ataque, en especial a Gabriel Fuentes.

La fórmula parecía darle soluciones muy temprano: a los 9 minutos, Kaiky, la gran figura de Fluminense, que ya fue comprado por el Manchester City, golpeó a Fuentes dentro del área «visitante». Hubo dudas en el penalti, pero el juez Julio Bascuñán no dudó en sancionar la pena máxima, que le permitió a Borja anotar el 1-0. a los 11 minutos, para llegar a cinco tantos en esta edición de la Libertadores.

Junior se vio animado y pudo seguir de largo, pero tuvo la mala fortuna de que a los 25 minutos le empataron el partido. Kaiky encontró el desquite del penalti que cometió, al rematar en el segundo palo tras un cobro de tiro de esquina y de una peinada de Luccas Claro.

El gol le quitó el impulso a Junior en el resto de la primera etapa y el juego se volvió parejo. Pero en la segunda etapa, el equipo colombiano hizo los merecimientos para conseguir el segundo. Lo castigó su falta de tino y la buena actuación del arquero Marcos Felipe.

Que creó las opciones, cierto. Una muy clara, un remate de zurda de Jhon Pajoy que se estrelló en el horizontal. Otra, antes, del mismo Pajoy, que quiso ubicarla y la tiró afuera por muy poco. Y otra más del mismo jugador, esta vez apuntándole al palo de la mano izquierda del portero, que también se fue afuera.

«El equipo lo intentó, luchó, pero no alcanzó, pero seguimos mejorando y trabajando para lo que se viene», dijo Pajoy a ESPN al final del partido.

Que mereció más, es cierto. Pero el fútbol no es de merecimientos. Es de goles y Junior no pudo hacerlos. Y por eso se quedó con apenas dos puntos, los mismos de Santa Fe, en el grupo D de la Copa. Fluminense y River llevan cinco. Aún se puede hacer algo, pero ya los dos colombianos jugaron dos partidos como locales. Bueno, uno de ellos en Guayaquil y el otro en Asunción…

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
@josasc

Más noticias

– Programación de los próximos partidos de Colombia en la eliminatoria 
– Villarreal de Bacca, a la final de la Liga de Europa 
– La estrategia del América para pagar el sueldo de Osorio