James y sus técnicos: bitácora de choques

El talento de James Rodríguez no se puede negar: un jugador con sentido ofensivo, con buena cuota de goles sin ser hombre en punta, puede contar que fue goleador de una Copa del Mundo y es el segundo anotador activo de la historia de la Selección, detrás de una leyenda como Radamel Falcao García.

Sin embargo, en James, cuya carrera profesional está a punto de cumplir 16 años, desde su debut en Envigado, está creciendo una tendencia preocupante para su desempeño: por alguna razón, la relación con sus entrenadores se deteriora, y pierde peso en los equipos donde pasa. Aunque nunca como en este momento de la Selección Colombia, en el que quedó en evidencia la existencia de un conflicto con Reinaldo Rueda.

(Le puede interesar: ¿Quién va mejor al reloj: Egan, Caruso o Yates?)

La Federación Colombiana de Fútbol emitió el viernes un comunicado anunciando que James no estaba a punto físicamente y no estará ni en la eliminatoria ni en la Copa América. Minutos después, el jugador respondió y se mostró extrañado por la decisión de dejarlo afuera. Por lo pronto, este sábado, James visitó al plantel del Independiente Medellín.

Cuando un jugador tiene conflicto con un técnico, el problema puede ser el entrenador. Si lo tiene con dos técnicos, ya habría que pensar en la responsabilidad del futbolista. Pero ya son varios los episodios en los que James no le va bien con el que, en plata blanca, es su jefe en el equipo.

Luego de un buen paso en el Porto, James llegó en 2013 al Mónaco. Allí se encontró con el italiano Claudio Ranieri, que, en un principio, lo mandó al banco de suplentes. Y dio sus razones. “James tiene un problema de mentalidad. Piensa como un atacante, pero también debe defender”, declaró Ranieri en septiembre de 2013. “Al ver que no juega, lo entenderá”, agregó entonces el DT.

Claudio Ranieri

Claudio Ranieri, entrenador del Leicester.

James, que por entonces tenía 22 años, aceptó la crítica y comenzó a ganar peso en el Mónaco. “Los dos primeros meses no pude jugar con él, pero después sí. Él me insistía en que tuviera un poco más de marca, en que copara espacios cuando no teníamos el balón. Y aprendí mucho de él y luego tuvimos un año muy bueno. Fue un técnico que me ayudó mucho y esa fue la previa para que tuviera una Copa del Mundo como la que tuve”, le dijo James a Mauricio Silva Guzmán, en una entrevista con Bocas.

Brillo y caída

Después del Mónaco, James llegó al punto cumbre de su carrera, el Mundial de Brasil, y luego pasó al Real Madrid, donde su primera temporada, de la mano de Carlo Ancelotti, fue extraordinaria. El problema es que el equipo no ganó ni la Liga ni la Champions y eso le costó el puesto al italiano.

(Le puede interesar: Excampeón del Giro, desbordado en elogios para Egan)

Con Rafa Benítez, el reemplazo de Ancelotti, James no tuvo buena relación. Hubo dos episodios que la complicaron aún más: el primero, el comienzo de un racha de lesiones: el 8 de septiembre de 2015 salió resentido de un amistoso entre Colombia y Perú. Benítez lo defendió: “Cuando hacemos el análisis nos olvidamos de que es un futbolista que ha estado 55 días lesionado. No hay ningún problema, es un grandísimo jugador”,dijo entonces.

James Rodríguez

Rafa Benitez, extécnico del Real Madrid.

El otro sucedió el primero de enero de 2016: el colombiano iba a 200 kilómetros por hora en su automóvil. Las autoridades intentaron detenerlo, pero el jugador no paró. Benítez, que cada vez le daba menos minutos, se lo cobró.

A los tres días, Benítez fue destituido, luego de una serie de hechos que cayeron mal en el club, como la derrota 0-4 con el Barcelona y la eliminación en la Copa del Rey por poner en la cancha a un jugador suspendido.

En su reemplazo llegó un entrenador que tuvo un ciclo brillante en el Real Madrid, pero para el que James nunca fue prioridad: Zinedine Zidane. Cuando el colombiano fue presentado en el Real Madrid, lo primero que hizo fue reconocer su admiración por el francés: “Es mi ídolo, siempre lo fue y por eso yo siempre fui del Real Madrid”, dijo.

Pero ese cariño se fue desvaneciendo: Zidane encontró en Casemiro el equilibrio que estaba buscando, con la capacidad de marca que no le daba James, y el brasileño, hasta hoy, es pieza fundamental del equipo. El DT ganó dos veces la Liga de Campeones y el colombiano no apareció en ninguna de las dos finales. En la segunda, contra Juventus, en Cardiff, fue a la tribuna. Ahí, James se convenció de que debía cambiar de aires.

(Además: Kanté, el humilde símbolo de Chelsea, ya tiene su premio: la Champions)

A mediados de 2017, Real Madrid anunció que James se iba cedido por dos años al Bayern Múnich. En la primera temporada, con Ancelotti primero y con Jupp Heynckes después, James rindió y salió campeón de la Bundesliga. Pero Heynckes se fue y en su reemplazo contrataron al croata Niko Kovac. El colombiano comenzó a ceder terreno.

El pedido de Kovac fue el mismo de Ranieri, el mismo de Benítez: “James está bien últimamente, pero estoy convencido de que puede hacer más. Se esfuerza en defensa, pero aún puede ayudar más y ser más directo con la pelota”, dijo el croata. Al final, aunque el Bayern quería comprarlo, dijo que no se sentía cómodo y volvió al Real Madrid.

Niko Kovac

Niko Kovac, exentrenador del Bayern Múnich.

Para esa época ya había pasado la Copa América de Brasil. Carlos Queiroz no volvió a llamarlo a la Selección en lo que quedaba de 2019 y hubo rumores de que James le había pedido no ser convocado para ganarse el puesto en el Madrid.

El portugués lo negó, pero fue enfático para explicar por qué no estaba: “Yo elijo lo mejor para el equipo de Colombia y son decisiones que yo tomo. Para tomar buenas decisiones nosotros tenemos conversaciones, hechos, hablamos con el cuerpo técnico. Y yo nunca me canso de hablar con jugadores”, dijo Queiroz.

El ciclo del portugués terminó muy mal, con casi todos los jugadores en bajo nivel y dos goleadas dolorosas, contra Uruguay y Ecuador. Con ese panorama llegó Reinaldo Rueda a la Selección, a tratar de enderezar el rumbo. Y ya en su primer acto oficial llegó un conflicto con James. Habrá que ver si el tema es temporal o se vuelve definitivo.

DEPORTES

Más noticias de Deportes

– Análisis: lo que juega a favor y en contra de Egan en la crono final

 ¡Sensacional! Egan, cada vez más cerca de la gloria

– ¡Chelsea es el nuevo monarca de la Champions League!