Egan: así fueron los 8 meses de su dolorosa y difícil recuperación

Egan Bernal afronta un duro reto: el Giro de Italia. Es la primera vez que el ciclista líder del equipo Ineos toma parte en esta competencia, la segunda más importante del mundo, pero llega con muchos interrogantes debido a los problemas que lo quejan desde el año pasado.

Los dolores de espalda lo alejaron de la posibilidad de defender con éxito el título de Tour de Francia en el 2020, victoria que logró un año antes y lo ratificó como uno de los ciclistas del planeta que nacieron para poder lograr tales hazañas.

Le puede interesar: (Así van los colombianos en la tabla del Giro)

La temporada pasada no fue buena. Bernal venía de ser tercero en los nacionales de ruta en la prueba al reloj, segundo en la de fondo, detrás de Sergio Higuita. Fue cuarto en el Tour Colombia, ganó con autoridad la Ruta de Occitania, con una victoria de etapa; llegó al Tour de l’Ain y allí fue batido por el esloveno Primoz Roglic.

Pero fue en esa competencia en la que comenzó a dar muestras de que su condición no era la mejor. Lo disimuló, acabó en el podio y afrontó el Critérium Dauphiné.

Allí tuvo que bajarse de la bicicleta. Ineos se pronunció, tenía que abordar el tema con seriedad y confirmó que el colombiano sufría de unos dolores de espalda.

Llegó al Tour con la ilusión de defender lo que había logrado un año antes, pero tampoco respondió. Muy pronto, en la segunda semana, perdió la rueda, sus rivales lo dejaron tirado y sufrió como un condenado.

Egan Bernal

Egan Bernal en la presentación del Giro

Trató de continuar en carrera, pero no valía la pena. Los dolores no lo dejaban tranquilo y lo mejor era poner pie en tierra, abandonar e iniciar un proceso de recuperación largo, tedioso y que aún no da los resultados esperados, todo porque la lesión no se ha ido y tardará en irse.

Ineos puso a todo su equipo médico-científico a las órdenes de Bernal, que veía cómo se le había acabado la temporada, oscura por cierto.

Se sometió a un tratamiento de fisioterapia, a análisis biomecánicos, tras los que se descubrió el mal (ver recuadro). Una vez hallado el problema arrancó el tratamiento, el cual todavía no ha abandonado porque, como él mismo dice: “Tendré que seguir con el dolor por mucho tiempo”.

¿Pero qué hicieron en Ineos?

EL TIEMPO les consultó a dos de los directores deportivos de la escuadra británica, quienes contaron lo que han hecho con Bernal en estos últimos ocho meses. “Todos saben los problemas de espalda del año pasado, todo lo que ha sufrido. El final del año no fue bueno, los dolores no lo dejaron cumplir los objetivos y tuvimos que someterlo a varias pruebas”, contó Xavier Artexte, el hombre que vela por los intereses del colombiano.

No eran los resultados que esperaban con él. Bernal llegó a cumplir sus metas y no pudo. Como dice el propio Artexte: “Su final de año no fue el mejor y su rendimiento fue puesto en duda por la gente”.

Y agregó: “No me gusta hablar de que este año –hablo del 2021– volvió, porque es que Egan nunca se ha ido”.

Esta temporada ha sido buena. Llega al Giro con 2.786 kilómetros y 18 días de competencia. Ha disputado cinco carreras y ha logrado tres podios. Egan fue 64 en la Estrella de Besseges, tercero en el Tour de la Provenza, tercero en la Strade Bianche, segundo en el Trofeo de Laigueglia y cuarto en la Tirreno-Adriático.

“El problema es que tenía dismetrías a nivel de su morfología y biomecánica. Desde que se retiró del Tour del año pasado ha trabajado duro en ejercicios de fisioterapia para tratar de reducir ese problema”, señaló el DT.

Biomecánicamente, el problema se corrigió con el balanceo de las bielas y los pedales. Fruto de ese inconveniente nacieron los dolores de espalda. Ya se ha corregido la diferencia de medidas de las piernas, ya se adaptó a los cambios en la bicicleta.

Le puede interesar: (Gaviria busca volver al triunfo en el Giro, tras 725 días)

“No teníamos la certeza de lo que estaba pasando. Ya con los resultados de los exámenes, pues se trazó un plan de trabajo”, dijo Darío Cioni, otro de los directores deportivos del Ineos.

El estratega contó que Egan realizó labores exigentes fuera de la bicicleta y meses después retomó las salidas a la carretera.

Procedimos a monitorear las jornadas de fisioterapia, largas por cierto, dolorosas y exigentes.

“Se bajó de la máquina. Con los análisis procedimos a monitorear las jornadas de fisioterapia, largas por cierto, dolorosas y exigentes, todo con el fin de balancear el cuerpo y evitar que el dolor volviera”, indicó el técnico.

El problema se ha corregido; no del todo, pero al menos este año los dolores no han sido tan fuertes.

Parte del tratamiento con ejercicios diarios en casa y en centros de especialistas ha dado sus frutos, pues el inconveniente con la inflamación de un disco en la columna que le produce dolores ha mejorado, pero al día de hoy los médicos y técnicos del Ineos señalan que está bien, aunque no descartan que vuelvan los malestares.

“Se hizo una labor con trabajo físico, de cargas, y ha dado sus frutos. Vemos a un Egan más consistente en la bicicleta, cuyo rendimiento antes del Giro nos ha dejado tranquilos”, declaró Cioni.

Pero aparte del trabajo biomecánico, de fisioterapia, pues había que tocar el tema mental.

Bernal se vino abajo. Su 2020 no fue bueno, los problemas médicos lo pusieron a pensar, y para una figura del deporte de alto rendimiento es difícil, por su corta edad, asumir que tiene un inconveniente serio y que había que sacarlo de ahí.

Le puede interesar: (‘Duelen más las piernas que la espalda’: Bernal)

“Cuando un corredor se retira del Tour en condiciones como las de Egan, es un ciclista herido. A todos les gusta rendir al máximo y cuando no pueden, pues les duele”, precisó Artexte.

Lo primero que hicieron en el Ineos fue trabajarle la parte psicológica. Consistió en hacerle saber que no se había perdido, que era un momento difícil de su carrera, pero no definitivo para dejar de ser el campeón que es.

“Cuando volvió era natural que lo hiciera con miedo. Por eso la labor fue tenaz. Era convencerlo de que ese problema de salud no lo podía acabar y que había que vencerlo. Tenía que ir recuperando ese golpe de pedal que perdió, esa confianza. Las carreras de este 2021, en el arranque, sirvieron para eso, se dio cuenta de que podía volver a ser líder del equipo, responder a una confianza y ser ganador, estar adelante con los mejores fue la mejor terapia”, dijo el DT español.

Para Cioni, lo principal que ve en Egan es que es un corredor nuevo. Aunque sabe que debe seguir en terapias, que su dolor de espalda no ha desaparecido, de la cabeza anda muy bien, lo cual tiene tranquilos al corredor y al equipo con miras a luchar por el título del Giro de Italia.

Le puede interesar: (¡Excelente comienzo de Egan en el Giro!)

Lisandro Rengifo
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel