Día difícil para los favoritos en el arranque del PGA Championship

El golfista canadiense Corey Conners se hizo con el liderato en la primera ronda del PGA Championship, segundo Grand Slam del año, mientras la mayoría de candidatos tuvieron una jornada complicada por las ventosas condiciones en Kiawah Island (Carolina del Sur).

Conners, número 39 del ranking mundial, terminó su recorrido con 67 golpes, cinco bajo par, a dos de distancia de un grupo de seis jugadores formado por los estadounidenses Brooks Koepka, Aaron Wise y Keegan Bradley, el noruego Viktor Hovland, el australiano Cam Davis y el inglés Sam Horsfield.

(Lea también: ¿Por qué Colombia se quedó sin la Copa América? Análisis)

«Tuve la suerte de tener un buen día», se felicitó Conners, de 29 años. «Lo hice lo menos estresante posible para mí. Di muchos golpes muy buenos y metí algunos buenos putts al principio de la ronda, y eso me ayudó a aumentar la confianza. He jugado con mucha libertad».

El defensor del título, el estadounidense Collin Morikawa, finalizó en el siguiente grupo, con 70 golpes, al igual que el veterano Phil Mickelson, ganador cinco ‘Majors’.

Mickelson, de 50 años, se recuperó de cuatro bogeys en los primeros seis hoyos al sumar cuatro birdies en los últimos nueve. «Pude enderezar el barco», se felicitó el estadounidense.

Conners, que cuenta con un título de PGA (Valero Texas Open de 2019) en su palmarés, fue el mejor en adaptarse a las fuertes ráfagas de viento y a las zonas arenosas del Ocean Course que causaron estragos en muchos de los favoritos, como Rory McIlroy, ganador en ese escenario en 2012, y Justin Thomas, que sufrieron para lograr una tarjeta de 75 golpes.

(Además: Se cayó Copa América en Colombia: Conmebol no aceptó aplazamiento)

Todavía peor le fue al número uno mundial, el estadounidense Dustin Johnson, que acabó con 76 golpes en el puesto 97 y se arriesga a fallar en el corte por segundo ‘Major’ consecutivo tras el Masters de Augusta de abril.

Dustin Johnson

Dustin Johnson

El español Jon Rahm, que sigue persiguiendo su primer título de Grand Slam, concluyó en el puesto 31 compartido al firmar una ronda en par, con 72 golpes. El número tres mundial se mostró satisfecho de su arranque y confió en ir acercándose a la cabeza a medida que avance el torneo.

«Estoy contento con mi puntuación. No ha sido mi mejor ronda de golpeo, ni mucho menos, pero fui capaz de manejarla en su mayor parte», dijo Rahm. «Espero que mañana pueda empezar un poco mejor desde el tee y afinar un par de golpes de hierro y darme muchas más oportunidades de birdie, porque realmente no tuve muchas», afirmó.

El estadounidense Bryson DeChambeau sintetizó el sentir de muchos jugadores sobre el campo: «Es diabólico».

«Tienes que ser consistente y persistente y ser paciente», dijo el fornido golfista, que logró concluir con 72 golpes pese a cometer cuatro bogeys seguidos.

Su compatriota Jordan Spieth, a quien únicamente le falta el PGA Championship para completar el Grand Slam, arrancó con 73 golpes en el puesto 41, mismo resultado que el mexicano Carlos Ortiz.

(En otras noticias: Colombia, único país que dejó de hacer un Mundial y una Copa América)

El chileno Joaquín Niemann firmó un mejor recorrido de 71 golpes para situarse en el 16º puesto. «Va a ser muy divertido», anticipó Niemann sobre el resto de la semana. «Puedes jugar con el viento y puedes jugar con la trayectoria de los golpes. Eso es lo que me gusta de jugar al golf».

El que tuvo una mala jornada fue el colombiano Juan Sebastián Muñoz, quien se anotó 77 golpes en su primer recorrido y tendrá que remar mucho para superar el corte. 

DEPORTES
Con AFP