Así fue la presión para derrumbar la Superliga

El proyecto de crear la Superliga de clubes europeos se desmoronó este martes producto de la presión de directivos, aficionados, futbolistas, entrenadores y hasta personalidades de la política y la religión, que llevó primero al retiro de los seis equipos ingleses que fueron socios fundadores: Manchester City, Manchester United, Liverpool, Arsenal, Tottenham y Chelsea, y a la posterior decisión de los demás de remodelar el proyecto.

(Le puede interesar: Urgente: clubes ingleses se bajan de la Superliga)

Este martes los promotores de la Superliga anunciaron que van a “reconsiderar las etapas más apropiadas para remodelar el proyecto” de competición privada que iba a competir con la Liga de Campeones.

La estocada se dio después de que los seis clubes ingleses que iban a participar se retiraran, acorralados por la presión desde todos los frentes.

El primero en bajarse fue el Manchester City, seguido en cadena por los demás. Varios de ellos expresaron que se retiraron después de analizar el impacto que tuvo la idea entre los aficionados. El Arsenal, por ejemplo, pidió perdón por cometer “este error” y apuntó que la respuesta de los aficionados los ha hecho reflexionar.

La decisión pasó por la enorme presión que recibieron los equipos, tal como lo reconoció el Manchester United. “Hemos escuchado cuidadosamente la reacción de nuestros aficionados, del Gobierno del Reino Unido y de otros entes. Seguimos comprometidos a trabajar con otros en la comunidad del fútbol para encontrar soluciones sostenibles”, dijo el club.

Hinchas

Hinchas del Chelsea.

Se desmoronó la idea

(Lea además: James, claro y contundente sobre la Superliga)

Los cimientos de la Superliga, impulsada por 12 clubes, entre ellos el Real Madrid, que asumió el liderazgo a través del presidente Florentino Pérez para buscar una revolución del fútbol, comenzaron a derrumbarse con el vehemente rechazo de la Uefa, que, amparada por la Fifa, anunció sanciones para los clubes promotores, que iban desde la expulsión de sus futbolistas de toda competición internacional, incluido el Mundial.

Pero al margen de los entes, ayer se vivió una jornada de manifestaciones, sobre todo en Inglaterra, donde diferentes sectores rechazaron la creación de una “liga de ricos”. Los propios futbolistas asumieron el rol protagónico. “No nos gusta y no lo queremos. Esa es nuestra posición común”, tuiteó el capitán del Liverpool, Jordan Henderson, que se sumó a posiciones de rechazo de entrenadores como Pep Guardiola o Marcelo Bielsa.

Además, los hinchas ingleses protagonizaron manifestaciones antes del partido entre el Chelsea y el Brighton, que se retrasó 15 minutos por estos hechos ocurridos en los alrededores de Stamford Bridge, con más de 1.000 aficionados del Chelsea.

Estos clubes nos han traicionado. No solo a nosotros, sino a todos los aficionados que nos siguen, no solo en la Premier, sino en todo el mundo

Los poderosos de Inglaterra también sintieron la presión de los demás clubes. El Everton, de los colombianos James Rodríguez y Yerry Mina, tomó dura posición. “Estos clubes nos han traicionado. No solo a nosotros, sino a todos los aficionados que nos siguen, no solo en la Premier, sino en todo el mundo”, señaló. Y James no se quedó atrás: “Los equipos que la crearon se benefician solos. Uno cuando es niño sueña con jugar una Champions, un Mundial, no una Superliga”.

El tema llegó a las más altas instancias políticas. El primer ministro británico, Boris Johnson, aplaudió la retirada del City, y les pidió a los demás equipos seguir el mismo camino, tal como sucedió después.

Ruedan cabezas

(Lea también: El Papa Francisco también opinó sobre la propuesta de la Superliga)

El terremoto sacudió incluso a más de un dirigente. El Manchester United anunció la marcha, a finales de 2021, de su vicepresidente ejecutivo Ed Woorward, que llegó a Old Trafford en 2005. Se le considera uno de los principales impulsores de la polémica Superliga europea.

Mientras tanto, crecen versiones sobre la posible salida del presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, quien como impulsor de este torneo ha recibido muchas críticas de clubes y aficionados. Justamente, en Italia solo se sostenía Juventus, resistiendo a la presión, a la que fueron cediendo el Inter y el Milan, según versiones de prensa.

«El proyecto de la Superliga en la actualidad ya no es considerado de interés por el Inter», dijeron desde el club. 

Futbolista

Futbolista del Brigjton protesta contra la Superliga en la Liga Premier.

La presión salió incluso desde el Vaticano, donde L’Osservatore Romano abogó por detener el “desconsiderado” proyecto de la Superliga. “Lo que se acaba de presentar parece un grupo excluyente ya que el fútbol, como deporte, debería tener la inclusión como uno de sus valores cardinales”, reza el artículo, titulado ‘En la Superliga de los ricos solo pierde el deporte’.

Escenario español

En España, el escenario era de incertidumbre. El Barcelona había anunciado que supeditaba su participación en la Superliga a la aprobación por parte de la asamblea de socios compromisarios. Así lo ha decidido la junta directiva presidida por Joan Laporta.

Se decía en la prensa española que Barcelona evaluaba bajarse, así como el Atlético de Madrid. Así las cosas, el Real Madrid de Florentino Pérez y la Juventus se fueron quedando solos. Finalmente, anunciaron que la propuesta será remodelada. 

DEPORTES CON AFP Y EFE

Lo invitamos a leer más de deportes

Prográmese: definidos horarios de los cuartos de final de la Liga

Presidente Duque hace importante anuncio sobre la Copa América

La Equidad, con problemas y sobre la hora, pudo viajar a Brasil